Situación de Rusia a principios del siglo XX

Rusia es, a principios del siglo XX, un país en el que el capitalismo es aún incipiente y en el que no existe una burguesía que pueda ser comparada a la que existía en los países que ya habían desarrollado de un modo más pleno el sistema capitalista.

Esta ausencia de desarrollo de una burguesía que podríamos llamar “nacional” tiene mucho que ver con que la propiedad de las nuevas industrias, tanto extractivas como productivas, es en su inmensa mayoría extranjera.

En este marco resulta evidente que la clase obrera no constituye el sector mayoritario de la sociedad rusa del momento, si bien presenta alguna especificidad que si puede ser muy significativa: en primer lugar, se trata de una clase en formación que procede normalmente de campesinos expulsados de su ámbito tradicional y obligados a emigrar a las ciudades para sobrevivir.  Este proceso, que no es original, se había producido hacía tiempo en países más “adelantados” como Inglaterra, Francia o Alemania, mientras que en Rusia está en pleno desarrollo a finales del siglo XIX e inicios del XX, con lo que eso implica de mayor explotación de los trabajadores rusos.

La gran mayoría de la población rusa es campesina y la propiedad de la tierra está en manos de terratenientes que suelen formar parte o tener relaciones privilegiadas con la autocracia gobernante. El problema de la propiedad de la tierra tendrá una importancia fundamental en el desarrollo de la revolución.

Referencias de este período:  El origen del capitalismo en Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *